No sé para qué es esto pero postié lo mas me gusta

lunes, 13 de septiembre de 2010

Perdón, ¿qué día me tocaba a mí?



Después de convivir seis meses con JJ en Caballito, decidimos irnos porque Marta, la dueña del departamento, no sólo volvió pirucha, pirucha de Italia sino que se trajo algunos caprichitos importantes. La máxima fue que no aceptaba animales en su departamento y, además, solo quería que viva yo en su departamento. Es decir, dos personas en su departamento no quería que vivan, sólo aceptaba una porque consideraba que dos personas desgastaban el departamento más que una, ergo, se lo envejecíamos antes de tiempo. Si, si, completamente del tomate volvió la mina.

Así las cosas, de Luna no me iba a separar, de JJ tampoco y sólo nos quedó una alternativa: cada uno en su casa, al menos por tiempo, hasta poder alquilar algo. Por mi lado junté plata para poder alquilar. La idea era que alquilara yo porque ganaba más en ese momento y después él se venía a vivir conmigo.

Hubo un par de cosas que pacté con JJ y para mi fue una tranquilidad. Quedamos en que yo comprara la heladera, el futón, la cama y todas las otras cosas de la casa, así quedaba claro que eran mías y no existía duda de que no había que hacer ningún tipo de división de bienes. Si ese lamentable episodio en algún momento llegaba, claro esta.

Todo bien pero lo que no me gustó nada fue la onda que JJ le puso a todo el proceso de búsqueda y de mudanza hacia el departamento nuevo. Si bien yo empezaba a alquilar y después se venía él, la verdad es que siempre tenía alguna excusa que no le permitía acompañarme a ver departamentos, ni heladeras, ni las lámparas, ni nada. Él nunca podía acompañarme. Eso sí, por teléfono siempre daba órdenes, sobre todo mientas yo estaba con el de la inmobiliaria viendo algún departamento, y la verdad es que la interrupción telefónica de JJ me ponía del orto y me hacía sentir una pelotuda delante de la gente. Todo porque al de la inmobiliaria no da decirle la verdad. No le podía decir, “disculpe las preguntas pelotudas que le hago Lorenzo, lo que pasa es que mi novio es un flor de boludo que se cree macho dando órdenes telefónicas para que yo le pregunte a usted, ¿entiende Lorenzo?”. No, no podes decir así, tenés que atender el teléfono, poner cara de póker y tratar de neutralizar las pelotudeces de tu novio, para no transmitir las pelotudeces que pregunta.

En fin, siempre llamaba mientras el Señor Lorenzo me explicaba con lujo de detalles las virtudes del departamento en cuestión.
-          ¿Paulita, Paulita? ¿estas en el departamento que me dijiste?
-          Si, mi amor, soy yo, pero no grites, por favor, JJ. El departamento esta vacío y retumba tu voz asique te escuchamos todos acá, ¡tratá de no gritar, vida!
-          ¡Eh! ¿estás mala onda, nena?
-          Decime, gordo.
-          Mmmm, ¿cómo estás, nena?, ¿te está por venir?
-          JJ, decime qué necesitas porque el señor Lorenzo me estaba mostrando el calefón.
-          ¡Uy! ¡Que jodona estas, gorda! ¡Jaja! No te jodo, no te jodo más porque sé que te chivas, Paulita. Cuchá, fijate gorda si mi gimnasio entra ahí.
-          Y no sé, JJ, ¿qué sé yo si entra?, ¿pasame las medidas? *ya me ponía del orto en dos segundos. A ver, cómo mierda voy a saber si entra o no, su gimnasio, ¿me está cargando este pibe?, el gimnasio lo tiene en un patio enorme, en Padua y pierdo la perspectiva del tamaño, ¿mirá para qué me llama?*
-          ¡Uy, no las tengo las medidas acá, gorda! Pero vos lo viste en mi casa, ¿no te acordás más o menos? ¿a ojo negra, fíjate a ojo a ver si entra?
-          Y, el departamento parece grande, pero no sé si decirte que entra.
-          ¿Y la compu? ¿mi compu entra, negra? *¡ay! ¡quería matarlo! ¡¿Por qué carajo no viene él acá y se fuma al señor Lorenzo como me lo estoy fumando yo, la re puta madre?!*

A ver, ¿cómo lo explico? Las mujeres, o yo al menos, no sabemos tomar medidas “a ojo”, no dimensiono  bien el tamaño de las cosas, jamás me acuerdo cuántos pasos son un metro y JJ pretendía que calcule si entraba su gimnasio, ¡esta completamente loco este muchacho! El gimnasio además de los metros cuadrados que ocupa, también ocupa un alto, hay que tener en cuenta la altura de ese aparato. Cuando vi ese gimnasio en el patio de la casa como no hay techo en un patio, menos referencia tenía, ¿cómo espera que calcule sin una puta referencia?  Si esos fierros son altos y tocan el techo, no tengo ni idea. Después, para colmo agrega: “pero, preguntale a Lorenzo si entra un gimnasio estándar en el comedor o en el balcón”. Mirá si voy a preguntar tamaña locura, me saca cagando y se lo alquila a otro con solo pensar cómo puede llegar a quedar el piso de parquet con el peso de del gimnasio encima, ¿qué pensaba?, ¿apoyar los discos esos de cincuenta kilos en el piso? Se hace mierda el parquet, ¿alguien le puede avisar a JJ, por favor? ¡qué inconsciente, por dió!

Al final, como era de esperarse, todas esas preguntas fueron completamente al pedo porque cuando nos mudamos jamás trajo el gimnasio. Como no entró en la camionetita de su amigo, el gimnasio jamás salió de San Antonio de Padua y, lógicamente, no pagó un flete de Padua hasta Olivos para transportarlo ¡canuto con la guita como él solo!

Sin esperar mucha colaboración de parte de JJ alquilé lo que mejor me pareció a mí. De paso, aprovecho este momento y hago un pequeño avisito parroquial, el último en conocer el departamento fue JJ, ¿quién más podía a ser? Lo había venido a conocer todo el mundo, hasta mis abuelos, pero él no lo conocía.

Una vez alquilado, como ya había comprado las cosas más importantes para equiparlo, me mudaba y listo. Solo hubo que pintar algunas cosas, detalles chiquitos. JJ colaboró con lo que más le gustaba, se encaprichó en pintar y pintó. Limpiar u ordenar, nada. En realidad, para ordenar eran cosas mías pero también había cosas de la casa como platos, vasos, con esas cosas podría haber ayudado, pero no. Bueno, colaboró con la pintura, say no more, no me iba a calentar por eso. Pasados dos días de pintura, trajeron el futón y con el futón ya podíamos dormir juntos otra vez en el nuevo departamento. JJ, lento para todo y sumamente indeciso, no se quería mudar inmediatamente porque le daba “cosa” dejar sola a la Poro y en un punto, me pareció bien. Además, ¿qué le iba a decir?, trabajábamos en la misma empresa, almorzábamos juntos todos los días y durante la semana se iba a quedar a dormir conmigo porque para moverse para la facultad y el trabajo era mejor estar en Olivos que en Padua y los fines de semana yo podría ir con él a Padua para estar con la Poro.

Pero a pesar de estar todo tan claro entre nosotros, siempre había algún detallecito con el que JJ lograba sorprenderme enormemente. La sorpresa fue el día que llegó el futón y ya podíamos dormir juntos en el departamento nuevo. Iba a ser la primera noche juntos en ese lugar. La entrega del futón fue un sábado o un viernes, no me acuerdo bien, pero si me acuerdo que al otro día no se trabajaba, porque en base a eso armé una sorpresa para JJ.

La sorpresa era hacer una cena especial para esa primera noche juntos ahí. Como la cocina no es lo mío y estando él ahí no podía hacer nada que sea sorpresa, compré en la rotisería del Disco un pollo al horno con papas, también compré postre y ya tenía una película separada para ver después de comer. Todo preparado de esa forma era una verdadera sorpresa.

Antes de la hora de cenar me bañé primero así mientras él se bañaba yo ponía la mesa y arreglaba todo, así cuando salía del baño tenía una rica cena lista, algo muy sorprendente considerando el poco amor que le tengo a la cocina. Él valoraba mucho más una rica cena comprada de rotisería, antes que una cena casera mía, debido a mis culinarias “capacidades diferentes”. Puse velas, ¡no podían faltar! Era una verdadera cena romántica, creo que fue la primera y única vez que compré velas y las prendí en una cena sin que se haya cortado la luz. Un detalle no menor, Luna estaba en la casa de mi mamá porque como veníamos pintando fue mejor que la perra sea la última en mudarse y no camine con las patitas llenas de pintura por el departamento.

La verdad es que creí haber tenido todo en cuenta para que la cena sea perfecta. Solo hubo una cosa no tuve en cuenta: la indescifrable mente de JJ.
-          ¡Ah! ¡Qué rico, amor! ¿y por qué toda esta cena así tan linda? ¿a qué se debe?
-          Y, es la primera noche que vamos a pasar en este departamento, quería que sea especial.
-          Pero gorda, hoy es el día del amigo.
-          ¿Y qué tiene, JJ?
-          ¿Cómo que tiene, Pau? ¡Es el día del amigo!
-          Si, ¿y?
-          ¿Y? ¿me preguntas?, día del A-MI-GO, ¿qué te dice?, a ver pensá… ¿con quién te parece que debe pasar el día del amigo?
-          Si, ¿con tus amigos?
-          Si, mi amor, ¡más vale!, el día del A-MI-GO se pasa con: A-MI-GOS. Vos sos mi novia, Pau.
-          Pero, ¿justo hoy, JJ?, hoy que es nuestra primera noche acá, el día del amigo son todos los años.
-          Y este año es hoy el día del amigo yo no puse la fecha, Paula.
-          Ya se que no pusiste vos la fecha, nene, ¿o pisaste la luna y no me enteré?, ¿tan groso te crees?
-          ¡Uy, uy, uy! No te pongas loquita y no te hagas la graciosa conmigo, ¿qué me querés decir?, ¿que yo estoy siempre en la luna?, ¿qué tiene que ver la luna en esta conversación, nena?
-          Nada, nada, ¡olvidate! Pero pará, pará, de verdad te digo, ¿te vas?, no te vayas, JJ. Preparé todo para estar con vos hoy. Además sabés que me da cagazo dormir sola acá, es la primera noche y justo no esta Luna. No pensé que te ibas.
-          Pero la misma palabra te lo dice, gorda, pasa que te pones dura y no querés entender, ¡es el día del A-MI-GO! ¡A-MI-GO! ¿y con quién hay que estar en el día del A-MI-GO?
-          ¡Sos un pelotudo, JJ! ¡dejá de hablarme en sílabas y si te vas, ándate ya! ¡andate, nene!
-          ¡Jaja! Me haces reir, Paula. ¿Ahora resulta que soy un pelotudo porque el día del A-MI-GO lo quiero pasar con mis A-MI-GOS? ¡es lo lógico, Paula Jimena!
-          No entendés nada, pero nada de nada entendes. Andá, andá con tus A-MI-GOS, pelotudo, ¿querés irte?, ¡andá!
-          Nena, la que no entiende un carajo de la vida sos vos.
-          Mejor, dejame sola, ¿si?, gracias.
-          Pero, ¿por qué no arreglaste con tus amigas?
-          Porque es la primera noche que pasamos juntos en este departamento.
-          Pero es el día del…
-          ¡Callate! ¡Por favor callate! ¡No me lo repitas mas la palabra A-MI-GO, nene! ¡Andate! ¡Andate ya!
-          No te entiendo, Paula. ¿Cómo te gusta pelear, nena?
-          Si, si, yo peleo y me encanta. A ver, decime, ¿con tus amigos de Padua salís?
-          Si, obvio, ¿por?
-          Para saber si volvés a la noche pero veo que no, que si te vas a Padua directamente dormís en tu casa.
-          Si, iba a dormir allá, así me quedo un rato con Poro. Mañana a la tarde vengo y a la noche cenamos juntos, ¿dale?
-          No, no es lo mismo.
-          Y no, no es lo mismo porque hoy es el día del A-MI-GO y mañana no.
-          ¿Vos me estas cargando, JJ?
-          No, Pau. Pero te juro que no entiendo por qué haces tanto escándalo. Para vos esta el día de la novia y el día de los enamorados, que sé yo, mil días hay.
-          No puedo escucharte más, ¿para mí el día de la novia? ¿vos cumplís con los días de…del vecino, del maestro?, ¿cómo hacemos el día del novio?, ¿existe?, a ver, ¿a vos cuándo carajo te saludo?, ¿el día del pelotudo?
-          Te pones terrible Paula, te sacás, insultás. Así no se puede hablarte, nena. Es como dice tu papá cuando te pones torcida no se puede hablar con vos y hoy estas torcida.
-          ¿Cómo que no me entendés?, quiero que te vayas a Padua y festejes.
-          Me voy, Paula. Más vale que me voy, nena.
-          Masí JJ, hacé lo que quieras.

Después de un rato de llanto agarro el teléfono,
-          Hola mamá, no, no, no me pasa nada. ¿Me podés traer a Luna ahora, mami, por favor?, si, si, bueno, cuando quieras, mientras que sea hoy esta bien. 
-      Dale, después de cenar esta bien mami. Gracias, chau.
-      ¡Ay no má!, ¡nada! No me pasa nada. Sólo que estoy cansada y me acosté.
-      Si, JJ bien, pero tuvo que ir a ver a Poro porque no se sentía bien, asique que salió para Padua casi corriendo.
-     Bueno, traeme a Luni cuando puedas. No sé mañana si voy a estar acá má, pero igual tengo que
       festejarle a JJ el día del pelotudo. Beso má, chau.

30 comentarios:

  1. Ay, no Pau, es que te juro que me indigna, me saca. Mi novio es medio cuelgue, pero no a tal extremo, no tan turro!
    Yo que vos lo mataba!

    ResponderEliminar
  2. Sabes que lo odio? Decime que después de eso le sacaste pasaje a Nuncavuelvas...

    Lo mejor de todo fue "¿A vos cuándo te saludo? ¿el día del pelotudo?"

    ResponderEliminar
  3. Jajaja. En parte tiene razon, era el dia del amigo, es entendible para mi. Opinion de hombre jaja.

    ResponderEliminar
  4. Flor de pelotudo. No le cabe otra definición.
    Te cuento una anécdota personal?
    Mi aniversario de 3 años de novia caía el día del amigo, por ende, CEDÍ y pasamos el festejo al día anterior...
    Ese día lo espero, vestida, maquillada, habiendo reservado una mesa en un restó... para que llegara a mi casa 45 minutos más tarde diciéndome que no podía quedarse, porque tenía el cumpleaños del flaco que le alquilaba la cancha de fútbol 5.
    Ergo: yo pasé nuestro aniversario llorando sola en mi cuarto, mientras él se fue a comer hamburguesas con el equipo de fútbol 5.

    @condoblezeta

    ResponderEliminar
  5. Jaja... era esperable, era ES PE RA BLE! El día del amigo, le pegó mal a la gente! Juro que no entiendo tanta demencia, si no ven a sus amigos ese día,significa que no son amigos?? POR FAVOR... Coincido con Naimadb: me gustó el... "y a vos cuándo te saludo? ¿el día del pelotudo?" ... Y que el gimnasio le quede en Padua, me regocijó de alegría!!

    ResponderEliminar
  6. A riesgo que la malaprendida me eche de su blog a patadas, tengo que decir que esta vez JJ tenía _algo_ de razón :O

    El chabón es un enema, ya lo sabemos.

    Pero a veces uno hace ciertas cosas a sabiendas de como es el otro.
    Es como un autosaboteo, organizar algo (con toda justicia la ocasión lo merecía) sabiendo que el otro va a hacer otra cosa, solo para verse decepcionado de nuevo.

    Em, me parece que mi reflexión habla más de mí que de vos jojojo.

    ResponderEliminar
  7. Creo que hace un tiempo habíamos hablado en twitter de instituir el Día del Pelotudo en la fecha del natalicio de Alejandro Rozitchner. Pero me parece que vamos a tener que cambiarlo por el de JJ.

    ResponderEliminar
  8. Pero era el día del amigo... Era lógico que tuviera planes, y si bien yo los hubiera cancelado ante la sorpresa, la situación me hace pensar un poco.

    ¿Por que suponemos que los demás tienen que darle la misma importancia que nosotros le damos a ciertas cosas? Por que yo puedo valorar y respetar lo que es importante para vos, en tanto y en cuando me lo hagas saber.

    No podemos leernos la mente, y sin embargo vamos (por que todos lo hacemos) por la vida esperando que los demás sepan todo sin decir nada.

    Una reflexión.

    ResponderEliminar
  9. Te fuiste al carajo, pobre jj

    lo ibas a hacer vivir en TU casa, con tu heladera, lo que implica que sean TUS reglas. No pudo traer su gimnasio, lo hiciste pintar y lo querías hacer limpiar, le querías cagar el día del amigo, y encima le comprar comida hecha y apagas la luz para ahorrar energía, como si el no mereciera que prendas la luz. Se quería quedar a cuidar a su abuela, que como es de la familia de EL no importa

    En esta le doy la razón

    ResponderEliminar
  10. Yo lo banco a JJ en esta... por mas que a tus amigos los veas todos los dias.. el dia del amigo es el dia del amigo.
    Bien por JJ

    ResponderEliminar
  11. Acá se ve que las pistolas no están funcionando. A esos gomas se los fusila sin piedad. Mí pregunta es; Cómo aregló la cagada que se mandó?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. A ver. Está todo bien con el día del amigo y toda la saraza. Pero si vos tenés una novia y se está mudando, y vos vas a formar parte de ese proyecto, tenés que ser muy pibe, muy adolescente —para ser suave—, para preferir estar con tus amiguitos en lugar de querer compartir ese momento único que es comenzar a convivir con la mujer que amás. Este pibe JJ no te la remaba ni con viento a favor. Quéijo!

    ResponderEliminar
  13. Me gusta que haya opiniones divididas, gracias por leer el blog, ¡che! Son grosos. Como diría Mirtha, "me debo a mi público" sin ustedes este blog no se enriqueceria tanto! :D

    ResponderEliminar
  14. Zetadice, ya se, coincido, pero "donde hay una despechada escribiendo un blog, ahí pero en frente estaré yo"

    pregunto: JJ estará de casualidad leyendo esto? no se anima a comentar?, JJ sabemos que estas ahí: queremos tu defensa. (no se porque hablo en plurarl, tendre muchas personalidades)

    ResponderEliminar
  15. No estoy despechada, realmente me dán mucha gracia haber vivido estas cosas hoy. Pero JJ ésto no lo lee, se los garantizo o si lo lee se hace el gil. Conociéndolo reaccionaría y bastante mal, pero bueno, hemos crecido, maduramos.
    Para peor (o no) él jamás pensó que eran errores siempre estuvo convencido de cómo actuaba.
    Para mi fue un poco egoista y para él era una pesada, una rompebolas. Jamás no entendimos.
    Pero no es tan grave, para mi lo bueno es que hoy puedo reirme de todo esto y algo aun mejor es que otros tambien se rían conmigo. ¡Hay que rockearla! No queda otra.

    ResponderEliminar
  16. Pau, el dia del A MI Go es el dia del A MI Go! De verdad jaja!!
    Ustedes no nos entienden.... como el del asado con el amigo del que alquila la cancha....
    El dia del pelotudo, genial Pau, me hacer reir mucho...

    ResponderEliminar
  17. lo del gimnasio, jaja se zarpó mucho ahí, yo también tengo cero ubicación de tiempo y espacio. Me lo imagino diciendo: "Se lo pasa con A-MI-GOS" que idiota por dior. Jamás conocí a alguien tan zopenco como para decirle a alguien: Qué tiene que ver la luna en esta conversación? Too much! Lo peor es que el se fue convencido de que tenía razón =/ Lo mejor de todo fue lo del "Día del pelotudo" se lo tenía muy merecido.

    Leí que varios dijeron que le daban la razón a JJ, puede llegar a ser entendible, aunque convengamos que si por uuuuuna vez, un día del amigo no lo pasa con ellos, no va a pasar nada, es más, la lógica indicaría que si son amigos perfectamente pueden entender la situación y verse cuando puedan! si total son A-MI-GOS pero hay que ver con qué lógica actuaba la mente de JJ, aparte el podría haberle avisado, teniendo en cuenta que esa era la primera noche juntos en la nueva casa, que era el día del amigo y el había armado algo, seguro que con tiempo podían llegar a una posición que satisfaga a ambos, aunque sea en parte.

    Atte. @fedeprieto :P

    ResponderEliminar
  18. Creo que si un pibe me pregunta si hay lugar para SU gimnasio, le diría que ni siquiera sé si hay espacio para él... pero bueno, supongo que como la idea era vivir juntos, no hubiera tenido mucho sentido contestarle eso, je.

    ResponderEliminar
  19. Ese rollo amigos-pareja es un rollo masculino que nunca terminaré de entender, pero que existe y todos los hombres lo sufrimos.

    Ves? Por esto odio las Fiestas y los días como el del Amigo. Reconozco que yo soy un poco antisocial (de hecho el último 20 de julio lo pasé tomando mate con mis 2 mejores -y casi únicos verdaderos, te diría- amigos nomás), pero creo que él tendría que haber valorado más lo que era importante para vos, aunque para él no lo fuera. Qué se yo, opino desde la poca experiencia, con 20 años y sólo 1 relación "formal" en mi haber. Pero lo que sí creo que es cierto es que a uno le rompe un poco las pelotas cuando el otro/a no valora lo que hacés por ella/él.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  20. Igual lo del "Día del Pelotudo" fue genial. Por que a pesar de entender su situación complicada, creo que la manejo como un pelotudo. Que eso quede claro. :P

    ResponderEliminar
  21. Perdón, pero esto es crónica de un final anunciado... Si preguntó si entraba un gimnasio.. ¿un gimnasio? ¿Ese cúmulo de fierros noventoso de inexplicable forma, ubicado junto al malbon del balcón, que no sirve absolutamnetente para nada, más que para estudiar el proceso de oxidación del hierro? No podía terminar de otra manera.
    Me encantó el concepto de "capacidades diferentes" para la cocina.. espero poder recordarlo para determinadas ocasiones. Y lo del "día del pelotudo" también, habría que investigar que día nació Fernando Iglesias (fiel exponente), por ahí, quien te dice, en unos años podamos decir: Pau "es el dia del Pe-Lo-Tu-Do, y se pasa con Pe-lo-tu-dos" Ja.

    ResponderEliminar
  22. Te banco a muerte, Pau (soy hernancitow en twitter) pero me parece que esta vez me parece que está exonerado de la culpa. Si bien JJ es un tonto el día del amigo tiene que pasarlo un rato con sus amigos. Para mi tendrían que haber consensuado evitar la cena y que el vuelva temprano para que duerman juntos. Y nada de volver tarde y destilando alcohol y cerveza. Temprano tipo doce y listo el problema.

    ResponderEliminar
  23. El dia del pelotudo esta bien. Cuando sepas cuándo es avisá y lo saludamos juntas a JJ.

    ResponderEliminar
  24. Seguís con ese tarado? Si dejaste te digo que te sacaste un peso de encima...

    ResponderEliminar
  25. Jime, son casi las once del domingo, estoy esperando el nuevo, me dijiste que sale los domingos, asi no!!!, no me dejes esperando.

    ResponderEliminar
  26. hola, necesito con urgencia algún dato de JJ para ir y cagarlo mucho a patadas en los huevos para dejarlo estéril y que no se reproduzca, gracias.

    ResponderEliminar
  27. Pau, después de indignarme en leer este post, aunque ni leyera el resto, la primera pregunta que me viene la mente es cómo pudiste seguir con un tipo tan insensible, que te basureaba de esa forma, que no te apreciaba. No puedo creer el tipo de cosas con el que sale.
    Hay gente que no merece la atención que le dan las mujeres. Y aún así la reciben.

    ResponderEliminar
  28. Lo que se aca, es como dijeron mas arriba una tipica relacion adolescente, tanto el como ella. Recien comenzaan, y se nota, y si recien comenzas y se nota, no tendriamos que ser tan extremistas con el el otro, esperra tanto del otro, si no estamos dispuestos a dejar algo como el amor propio tan pronto. la falta de comunicacion es muy clara, si LOS 2 ivana vivir juntos, era una desicion, la sorpresa no va, hubiera sido mejor charlarlo antes. la sospresa es cuando conoceas todos sus movimientos, y sabes q "podra" sino te boicoteas sola. Era muy pronto para esperar tanto de la relacion..hay q ser mas paciente..mas con personas..

    ResponderEliminar
  29. Cuando dice que dia me tocaba a mi? jaja es obvio que cualeuier dia, menos el dia del amigo! jaja en fin, hay q aprender que existen otros seres y otras vidas aparte de la nuestra,los amigos, los abuelos, las mamas.., una buena disculpa por no llenar las expectativas de los demas hubiera bastado para el loco,aparte lo solucionaba para el otro dia, al otro dia lo tenias.. hoy tenes algo? ojala que si

    ResponderEliminar
  30. qué tipo pelotudo!!!
    los verdaderos amigos están siempre... en las buenas y en las malas, en las fáciles y en las difíciles, etc...
    no hace falta salir con amigos el día del amigo...
    el día del amigo es un día comercial...
    ese día se dio que era un día especial porque era el primer día que pasaban juntos en el departamento nuevo y no porque a algún pelotudo se le ocurrió establecer que el día del amigo es el día del aniversario de la llegada a la luna...
    es más... por qué hay que hacerle caso al pelotudo que se ocurrió inventar un calendario...
    cada día es un día distinto... cada día hay que vivirlo como un día más...
    lamentablemente la sociedad organizó que haya 7 días en una semana, 52 semanas por año y 1 año cada vez que la tierra da la vuelta al sol...
    pero cada día es especial por lo que sucede ese día...
    ese día no fue 20 de julio sino que fue el día que se mudaron juntos...
    Pau, espero que dejes de conocer hombres pelotudos y algún día encuentres uno con el que puedan bancarse sus formas de ser...
    beso,
    @VanPluk

    ResponderEliminar

Un Malaprendido de verdad, opina.

Se dice de mí.

Así dicen que soy, parece que soy la malaprendida, la que siempre hace "lo que quiere", la que anda con "mala yunta", la desobediente, la ingobernable, la caprichosa, la contestataria, la oveja negra, la enrosquera y cocorita que se cree muy "viva" pero que en realidad siempre termina perdiendo. Soy la que "siempre dá la nota". En fin, así dicen que soy. Esto quizás sea solo la mirada de algunos. Los que me conocen saben que soy demasiado normal.

Todos los derechos reservados. En caso de reproducción, solicitar autorización y citar la fuente. En ocasiones, este blog recurre a informaciones e imágenes disponibles en internet, si por alguna razón se encontrasen protegidas y deben ser retiradas, escribir al mail de contacto.

Muy buenos blogs, haceme caso y leelos. No te hagas el malaprendido conmigo