No sé para qué es esto pero postié lo mas me gusta

Soy retornable, pero no lo sabía.


Situaciones como esta que te voy a contar ahora generan que no entienda absolutamente nada de lo que ocurre a mi alrededor. Éste es uno de esos casos en los que, me pierdo, no sé quien se equivoca, no sé si hago bien o mal las cosas y, lo que es aún peor, comienzo a pensar que ni siquiera sé qué es lo que espero o quiero de un hombre. ¿Quiero honestidad completa? Cualquiera diría que si, pero cuando todo es tan evidente te puedo asegurar que deseas que te mienta un poco.
Todo comienza con el maldito facebook, red social que impulsa las ganas de mi amiga Sofi de presentarme un amigo de su novio. Cuando empezamos por facebook, empezamos mal, por lo menos así me pasa a mí. Sofi no tiene mejor idea que contarme que le mostró fotos mías de facebook al tipo este y que él me agregó “como amiga”.
Cuando Sofi terminó de decirme esto, mi cara era la de un asesino serial y primero antes de hablar, pensé: ¡que pelotudo debe ser el flaco! Con 36 años, (Sofi así me había dicho),  le da click a un botón que dice: “¿desea agregarla como amiga?”, si solo había visto 10 fotos mías, más o menos. Todos agregamos en facebook gente que no conocemos y me incluyo, pero si la onda viene de “presentación”, habiendo una amiga en común ya con nuestra edad no me pareció la mejor forma de arrancar.  Mirá, para mi, rankea mucho mejor si me manda un mail, contándome que habló con Sofi, por ejemplo, y en solo dos renglones me dice que le parece buena onda conocernos, salir un día, que sé yo, después si, me agrega como “amiga” o espera a que lo agregue yo. En fin, son huevadas mías.  Igual le cuento a Sofi que últimamente, los flacos que se me arriman vía facebook porque ven alguna foto mía no me copaban mucho, no llegamos a buen puerto. Le dije que hasta pensaba eliminar mi cuenta de facebook. Siento que ahí tengo muy mala imagen, me etiquetaron en un montón de fotos y en el 99% estoy en fiestas, tomando cerveza, bailando… ¡Es un papelón! Los tipos deben eso y creen que vivo de fiesta en fiesta, no me dá que esa sea la primer imagen que tiene un flaco de mí. El tipo mira las fotos y piensa: “¡Uy! esta mina vive joda, vive de noche, es flor de fiestera”, piensa así. Pero Sofi parece sorda e insiste en que lo “acepte” como amigo. Lo que pasa es que de amigo virtual va a querer pasar a ser amigo real, ¡esa es la cagada!
Después no se me ocurre nada mejor que llamar a Marga, le cuento esto del tipo amigo de Sofi y en tonito superado como cagándome a pedos me dice:
-          ¿Podés salir? ¿podés hacerme el favor de salir si te dice?, ¿qué perdés?
-          El tiempo, Marga, ¿te parece poco?
-          No te banco, Jime, no te soporto más. Haceme caso, agregalo a facebook y si te dice de salir salís, ¿puede ser que al menos una vez en la vida hagas lo que yo te digo?
-          Si, si. Yo tampoco te banco, Marga. ¡Chau!
Termino agregando a facebook, a mi nuevo “pretendiente”, DD, después de varios mensajes vía facebook, me pareció buena onda y pasó a la etapa Nº2: MSN.
Por msn conversamos bastante, casi un mes y medio. El tipo macanudo, nada más, pero hacía, a modo de gracia, muchos comentarios alusivos a mi perfil de facebook y la verdad, es que eso no me gustaba nada. Cada tanto recalcaba esto, por ejemplo:
-          Pau vi que te etiquetaron en unas fotos recién, decime, ¿de día, no salís nunca vos?
-          ¿Sabes lo que pasa, DD? Generalmente, uno saca mas fotos cuando esta en una fiesta, estas celebrando, brindás, te sacas una foto con una amiga, con otra y así muchas fotos, es parte del festejo. Por ejemplo, cuando salgo al balcón no llevo la cámara de fotos, ¿vos la llevás?
-          Jaja! Me haces reír.
Un día, después de tanto chat, me dijo de vernos y acepté salir. En un punto si no salís no conoces a nadie y si no conoces, te compraste el pasaje hacia la soltería eterna. Hay que generar situaciones, pero puede que sean un garrón. Salimos un sábado a la noche, era marzo. Pasa a buscarme por mi casa, en auto. Yo quería conocerlo, pero sabia que iba a estar atenta a sus comentarios, “graciosos” que te los rematan con: “¡Eh! ¡No te enojes, che! Es una joda, Pau”. Me refiero a sus comentarios sobre las fiestas, la noche, facebook, las fotos y “rompete un huevo cuando quieras con el facebook, mierda”.
Cuando llega a mi casa bajo, estaba un poco nerviosa porque era una cita a ciegas, ¿o no?, solo vi fotos de él y hablé por msn, para mi sería mas bien, una cita “semi a ciegas”. Pero bueno, no importa que clase de cita era. Lo veo y con buena onda lo saludo:
-          Hola, al final nos conocimos, ¿cómo estas, DD? (te hago un comentario que seguro esperas que haga: feo, no era, tampoco hermoso, me podía gustar mucho pero eso dependía bastante de su forma de ser)
-          Bien, muy bien. Bah, solo que me costó un poco encontrar tu casa, nada más.
-          Ah, si puede ser, hay muchas vías y calles cortadas por acá. Pero como me dijiste que eras de San Isidro creí que Olivos, mas o menos, lo manejabas.
-          No vivo mas en San Isidro, vivía con mis padres ahí pero a Olivos no vengo casi nunca, ni cuando vivía en San Isidro. Ahora vivo en Belgrano R, cerca de la estación,  ¿conoces?
-          Ah, si, conozco Belgrano R, mas o menos. Mucho no.
-          Ahí esta el auto, ¿A dónde querés ir? (siempre tengo un lugar en mente para ir porque nunca faltan esos que saben donde ir y a mi en ese momento se me hace una laguna mental y no me sale un puto lugar ni a garrotazos)
-          Y, podemos ir a un bar por acá que tiene mucha onda. Tiene un mini cine, ¡esta buenísimo ese lugar! Es un lugar diferente.
-          Y, Down Town Matias, ¿te gusta?
-          Si, si. Me gusta.
-          Bueno, vamos ahí entonces
-          Dale, dale (digo, ¿para qué mierda me preguntó? Si él sabía a dónde quería ir, ¿me habrá tomado examen?, tipo, ¿una especie de ping-pong de preguntas y respuestas? Bue, en ese momento no me importó, lo pasé por alto sino, le doy la razón a Marga cuando me dice, “si seguís haciéndote la canchera con los hombres te vas a quedar soltera, Jimena”).
Al toque me doy cuenta que toma por un camino raro, iba hacia la Panamericana y me extrañó. Entonces, haciéndome la gila, pero con vocecita de buena chica y de “esta todo bien”, le pregunto:
-          ¿Por dónde vas no me ubico? Creí que ibas a agarrar Av. del Libertador.
-          Vamos para Belgrano R, es más cerca.
-          ¿Hay un Down Town Matías en Belgrano R? ¡No sabía! (todo lo que dije lo acompañé con una hermosa sonrisa)
-          Si, hay uno. Esta a una cuadra y me media de mi casa.
Nota mental personal: ¡que casualidad! pero que cerca que está de tu casa, flaco, ¡mirá vos! ¡qué loco! Pienso, ¿te creés que yo soy tan lenta? Justo vamos a un bar a pasitos nomás de tu casa.
Bueno, llegamos a Down Town Matías, nos sentamos y se acerca el mozo:
-          ¿Qué van a pedir? ¿les traigo la carta?
-          No, no, la carta no, gracias. Yo tomo un agua mineral sin gas, por favor. Ah, disculpe, no sé vos Pau, ¿querés la carta para elegirte algo? (¡gracias DD!, creí que era una pintura de Picasso, ¿te acordaste que no estas solo?, yupi)
-          No, no. Esta bien. Con una cerveza para mí esta perfecto, gracias. Decime, ¿por qué te pediste agua, DD?
-          Porque mañana entreno temprano, además manejo. Pero vos, free style, tomá lo que quieras, Pau, en serio.
-          Esta bien, con una cervecita estoy bien, de verdad. (¡verdad una mierda! fue una patada que pida agua mineral, eso no me gustó mucho. Tomá una cervecita sola mínimo, flaco. Sentí que no me acompañaba, que no iba por el mismo camino)
En eso vuelve el mozo, con cara de “tenemos muchos clientes, voy 36 horas seguidas laburando y me esta saliendo todo mal”:
-          Perdón, me olvidé de decirte, la cerveza ¿la querés de un cuatro, querés una pinta, un chop, un porrón?
-          Un porrón, por favor.
-          ¿Qué preferís? Stella, Quilmes, Heineken, Brama.
-          Stella, una Stellita esta bien, gracias.
-          Stella, en porrón no tenemos, ¿cuál te traigo?
-          ¡Uy! ¡que pena! Traé alguna, cualquiera, me da lo mismo (ya comenzaba a estar “torcida”  así me dice mi papá cuando estoy del orto)
La charla con DD fue un resumen de su vida, pero con mucho foco en su separación. Hacía unos pocos meses que se separó de su chica con la que convivía y la dejó a solo unos meses de la boda. Parece que la chica tenía cierta tendencia hacia las adicciones y que era un tanto suicida, por eso a él le contó muchísimo dejarla. No sé cómo decirlo con cierta educación, pero me importaba un huevo tanto detalle.  De repente, se interesó en conocerme mas, me preguntó por mi perra (él ya sabía de Luna por las charlas previas que tuvimos por msn). Alcanzó con que le dijera la raza, nada mas, para que su respuesta sea: “¡Son hermosos esos perritos! ¡Mi ex tenía dos! y a uno todavía lo extraño un montón”.  Mis gestos y respuestas la remaron bastante bien, pero por dentro la sangre ya estaba tomando temperatura y la yugular me latía levemente, por ahora, para el estallido final faltaba aún. Convengamos que venía algo heavy la cita, el pibe hablaba de él nada más, toma agua y tenía un tono de voz uniforme que para un “arrorró” era hermoso. Pero la verdadera decadencia del encuentro fue cuando me dijo:
-          ¡Che Pau! Y contame, ¿soles tener sexo en tu primera cita? (¡desubicado del orto!, pensé. Eso se percibe o no, cómo me vas a preguntar tan directamente, ¡sos un hijo de puta! ¿te queres asegurar algo para esta noche o me parece a mí? Ahí mi mundo se dió vuelta y pensé: “mentime, flaco, por favor, mentime. Disimulá un poco, no me arrojes así las cosas, tan crudamente, un poco violenta esa pregunta en este momento”)
Ya con una insipiente cara de orto, respondo, ahora con un tonito de voz de minita conchudita, le digo:
-          Y, no sé, depende.
-          ¿Depende de qué?
-          ¡Ay! De tantas variables, DD, tantas variables entran en juego.
-          No te hagas la misteriosa, Pau, decime.
-          Y, lo primero es que tome cerveza conmigo, por ejemplo.
-          ¿En serio? ¡Que mala! Si me decías tomaba.
-          No, tonto. Te estoy jodiendo. ¿Mira si va a ser en serio? Depende de la onda que se genere, ¿viste? esas cosas se dan, pasan, se generan solas, no se fuerzan.
-          Claro, obvio, tenés razón. ¿Qué te parece?, ¿vamos ya, Pau o querés tomar algo mas?
-          No. Dale, vamos.
Era obvio lo que se venía ahora, se venía el típico: ¿a dónde vamos? Me sentía Blanca Curi, sabía lo que iba a pasar. Con la casa de él a una cuadra y media del bar, ¿a dónde iba a querer ir? Pero no, no fue así, DD me demostró que no veo el futuro un carajo y que los hombres me pueden sorprender mucho todavía. Si él supiera cuánto me sorprendió no lo podría creer. El final de la cita no es para nada predecible.
Caminamos hacia el auto subimos y sin miradita previa, sin una tocadita de pelo, sin caricia alguna ni nada, muy primitivamente me chanta un beso. Si, me lo chanta, no me lo dá. En el auto no me sentía muy cómoda y los besos no me gustaban una mierda. Corto mambo y le digo:
-          ¿Vamos, mejor? No me gusta estar en el auto, pasa la gente, me siento incómoda, mejor vayamos a otro lado, (le dije de ir a otro lado sabiendo la propuesta que se me venía encima)
-          ¡Vamos a mi casa que esta cerca!
-          No, mirá DD, no creo que este bueno. No nos conocemos nada, ¿por qué no vamos para el río? No se, mas o menos por mi casa, está relindo el río.
-          Bueno, como quieras Pau. Vamos, eso si, decime vos cómo ir porque me costó llegar y nos vamos a perder.
-          Dale, yo te voy guiando.
No tuve mariposas en el estómago cuando DD tocó el timbre de mi casa, pero te aseguro que si me hubiese divertido o si pasábamos un momento copado, todavía estoy en su departamento, no soy ninguna Carmelita descalza. Pero ésta fue una cita “seria”, en donde no se estableció ningún vínculo y en la que no surgieron puntos o temas en común, no nos reímos ni una vez y para mi eso es muy grave, sobre todo si es la primera vez que salimos. Si la primer cita no hay ni una risa a los seis meses me quedo dormida.
Lejos de imaginarlo, DD resultó ser todo un valiente, porque siendo una cita la fría y seria, arrojó la frase matadora de: “¿vamos a mi departamento?”. Me pregunta eso y pienso: ¿no se dió cuenta que toda la noche hablo de él y de sus cosas?, ¿no percibió que no hablé nada?, ¿no tuvo en cuenta que no nos reímos en ningún momento?, ¿qué significará para él una cita copada?. ¿Sabes qué? DD no quería una cita copada, evidentemente, porque cuando salimos y toma por Av. Libertador, le digo:
-          Podes agarrar Corrientes y salimos a una palyita. Ah, te digo ahora cuando pasamos donde esta mi casa así ya te ubicas (pretendía conocerlo mas, para no darle la baja automática)
-          Esta es Corrientes, ¿no?, ¿y tu casa?, ¿para dónde estaba? Estoy tan perdido, Pau.
-          Es para allá, ¿ves?
-          ¡Ah! Ahora me ubiqué.
-          Buenísimo ya sabes como llegar.
-          ¿Sabes que, Pau?
-          Decime.
-          ¿No te enojas si te dejo en tu casa ahora? (realmente me asombré y mucho)
-          No, esta todo bien, pero contame, decime la verdad total es la primer vez que nos vemos, ¿qué te paso tan de repente? (por dentro pensaba otra vez: “mentime por favor, no me digas una bestialidad”, ahora no quería un tipo honesto, quería un mentiroso, un simulador. Paula Jimena, ¿qué mierda querés entonces?, no me entiendo, ¡buuuuuuaaaaa!  ¡que frustrante!)
-          Es que me acordé que mañana entreno mas temprano que de costumbre y no quiero ir arruinado. Podemos salir otro día si te parece, ir a cenar, ¿si querés? (respiré profundo y pensé, ¡gracias por mentir! Aunque fuiste bastante obvio)
-          Si, si. No hay drama, dale. Me decís y salimos. Mira, es acá, dobla acá que justo esta mi casa.
-          Bueno, te llamo entonces.
-          Dale, chau, chau, gracias por devolverme, ¡no! ¡jaja! ¡por dejarme en mi casa! ¡Suerte mañana con tu entrenamiento! Y, llamáme, ¡dale! (quizás, en una de esas, te atiendo).
 

3 comentarios:

  1. Tremendo el chabón.
    Ahora, varias cosas:
    - Me parece que la imagen de fiestera del Facebook es algo que las minas ven en los perfiles de otras minas. Bah... supongo :)

    - Lo del agua mineral, ahí nomás, es razón de finalización de cita. Entrenar? Quién es? Meolans?

    Está claro que el chabón es medio siome para conseguir sexo porque no desarrolló ni el chamuyo ni el tacto. Lo que me lleva a la conclusión que no la debe poner nunca, más si habla como un enema todo el tiempo de él mismo, no tiene ni lo básico que se necesita para salir con alguien, lo cual lo hace más torpe aún.
    Consejo para DD, probá tocarte solo antes de salir, las mujeres huelen la desesperación.

    BTW, gran post =)

    ResponderEliminar
  2. Naa jaja en el primer renglon ya se veia que era un pelotudo barbaro pau!!
    INSOPORTABLE! (me dio verguenza ajena.....ughh)

    ResponderEliminar

Un Malaprendido de verdad, opina.

Se dice de mí.

Así dicen que soy, parece que soy la malaprendida, la que siempre hace "lo que quiere", la que anda con "mala yunta", la desobediente, la ingobernable, la caprichosa, la contestataria, la oveja negra, la enrosquera y cocorita que se cree muy "viva" pero que en realidad siempre termina perdiendo. Soy la que "siempre dá la nota". En fin, así dicen que soy. Esto quizás sea solo la mirada de algunos. Los que me conocen saben que soy demasiado normal.

Todos los derechos reservados. En caso de reproducción, solicitar autorización y citar la fuente. En ocasiones, este blog recurre a informaciones e imágenes disponibles en internet, si por alguna razón se encontrasen protegidas y deben ser retiradas, escribir al mail de contacto.

Muy buenos blogs, haceme caso y leelos. No te hagas el malaprendido conmigo