No sé para qué es esto pero postié lo mas me gusta

miércoles, 3 de agosto de 2011

El problema de Bridget.


Una vez más veo esa película que detesto y paso dos horas criticando cada escena. A veces me pasa, pero, particularmente hoy noté un gran parecido físico entre Bridget Jones y Lilita Carrió. Y, ¿viste como son los pensamientos?, un pensamiento lo asocias con algo, ese algo con otra cosa, esa otra cosa con otra idea y así, en diez segundos podes irte mentalmente al carajo. Eso es lo que me pasó recién, asocié a Bridget Jones con Elisa Carrió, pensé: “esta piba Bridget sólo ve lo malo, como Carrió”, ahí arranqué, una idea me llevó a otra idea y vi la película desde otro lugar.
Toda esta suma de ideas y asociaciones me llevó a pensar cuál es, en definitiva, el problema de Bridget.

El problema de Bridget nace y se desarrolla así:
Primero quiere compañía, quiere tener a alguien con quien garchar.
Una vez que garcha, quiere tener novio.
Cuando tiene novio, quiere que le diga “te amo”.
Cuando el novio le dice “te amo”, quiere que grite el “te amo”.
Cuando el novio le grita “te amo”, quiere que la incluya en su vida social.
Cuando la incluye en su vida social, quiere que él esté todo el tiempo pendiente de ella.
Cuando él está todo el tiempo pendiente de ella, Bridget quiere tener un bebé.
Como no logra tener un bebé, quiere compromiso.
Como el novio no le da ningún anillo de compromiso, Bridget quiere casarse.  
Como la propuesta de matrimonio no llegó en el momento que Bridget esperaba, todo el tiempo se siente disconforme con su vida amorosa.
Estar disconforme la lleva a malinterpretar una amistad que tiene el novio con otra mujer, eso la enoja y lo deja ofendida.

Así Bridget nunca disfruta de lo que tiene en el momento que lo tiene.
Siempre quiere y sufre por lo que no tiene, impidiéndole disfrutar de lo que si tiene.
Ese es el problema de Bridget, que se resume en: “el problema de Bridget es: Bridget”.
La única cagada de todo esto es que: todas fuimos en algún momento, al menos un poco Bridget.


Ya sé que simplifiqué enormemente el problema de Bridget (es que para complicada esta Bridget) y las que amen esa película me van a decir que no entendí nada, cosa muy probable, pero mi idea no era comentar lo que ya sabemos de Bridget. Esto es sólo otra mirada, una más, complementaria o no de otras miradas.

En fin, como diría el célebre Guillermo Nimo: “Por lo menos, así lo veo yo”.

Se dice de mí.

Así dicen que soy, parece que soy la malaprendida, la que siempre hace "lo que quiere", la que anda con "mala yunta", la desobediente, la ingobernable, la caprichosa, la contestataria, la oveja negra, la enrosquera y cocorita que se cree muy "viva" pero que en realidad siempre termina perdiendo. Soy la que "siempre dá la nota". En fin, así dicen que soy. Esto quizás sea solo la mirada de algunos. Los que me conocen saben que soy demasiado normal.

Todos los derechos reservados. En caso de reproducción, solicitar autorización y citar la fuente. En ocasiones, este blog recurre a informaciones e imágenes disponibles en internet, si por alguna razón se encontrasen protegidas y deben ser retiradas, escribir al mail de contacto.

Muy buenos blogs, haceme caso y leelos. No te hagas el malaprendido conmigo